Que se abra el diálogo

Los problemas de un país no pueden ser afrontados únicamente por sus gobiernos, aunque estos sean los que cuenten con las mayores herramientas y recursos para hacerlo.

Siempre es indispensable que en la toma de decisiones predomine un espíritu plural, que permita integrar al diseño y ejecución de las políticas necesarias en un momento dado a otros sectores, como los políticos, los empresariales, los sindicales y aquellos que entran en el espectro del poder de una nación.

En la República Dominicana, que al igual que otros países afronta la dureza de la crisis de precios petrolera y alimenticia, el grueso de las medidas o disposiciones para encararla le cabe al Gobierno, porque cuenta con los mecanismos y las potestades para hacerlo, pero por igual al Congreso y a los sectores mas decisivos.

Como en el Congreso y en al ámbito municipal confluyen las representaciones de los partidos más grandes del sistema, y como es lógico que sea imprescindible aplicar reformas legales o nuevas leyes para manejar la crisis, estos son dos espacios claves para que las medidas se adopten por consenso, o por lo menos con una amplia asquiescencia de los principales actores.

Hay que saludar la disposición del ex presidente Hipólito Mejía de proponer la apertura de un diálogo nacional con el Gobierno y esos sectores claves, a fin de discutir qué pasos dar para enfrentar el problema. Aún cuando él había dicho que no cree en nada de lo que diga o haga el Presidente actual, Leonel Fernández, lo que cuenta es la actitud o la convicción de que solo mediante un diálogo de esa envergadura es posible buscar medidas oportunas y adecuadas.

Además, sería penoso que en el enfrentamiento de una crisis nacional los partidos políticos quedaran al margen o ajenos a las decisiones, porque esto los disminuiría y pondría en entredicho sus compromisos con la suerte del país si a la hora crítica se alejan del centro de las decisiones o caen en una infinita y pesada mudez, evadiendo el bulto.

Ahora solo falta que se ponga en movimiento el mecanismo coordinador de ese diálogo, para ver qué cosas positivas puede depararle a una nación que desesperadamente busca y espera respuestas integrales en este momento en que, según el Presidente, nos encontramos en el ojo de la tormenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: