¿Y quién puede pagar esa deuda?

En el actual contexto de alzas petroleras y de los alimentos básicos, que tienen al mundo en vilo por las consecuencias sociales, políticas y económicas que pueden desencadenar, es dificil que los países en desarrollo puedan pagar sus deudas externas.

El tema ha sido puesto en la mesa de debates por el presidente dominicano Leonel Fernández, durante la recién celebrada cumbre de presidentes del Sistema de Integración de Centro América en El Salvador.

La idea es que se convoque de urgencia a una asamblea general de las Naciones Unidas para tratar exclusivamente del peligro que se ciernen sobre la estabilidad económica y la democracia de la mayor parte de los pueblos del mundo, a raiz de la progresiva subida de los precios petroleros y de la hambruna que se teme si los productos básicos de la alimentación humana siguen escasos y, además, caros.

Durante la crisis petrolera de finales de la década de los setenta, los países del Tercer Mundo sintieron el duro impacto de las alzas y se vieron obligados a enfrentar las convulsiones sociales y las quiebras de empresas apelando a mayor endeudamiento.

Para entonces, los países petroleros colocaron sus grandiosas e incalculables ganancias en bancos de Estados Unidos y Europa y las entidades de intermediación financiera encontraron en ese grueso volumen de capital una oportunidad para conceder créditos con los llamados “petrodólares” a los países asfixiados.

Pero ni eso resolvió el problema, ya que a mayor endeudamiento menor capacidad para seguir respondiendo a la cadena de alzas que continuó mas allá del 1982, con el surgimiento de un raro fenómeno económico: la mezcla de recesión e inflación, que los economistas bautizaron como “estanflación”.

El fenómeno afectó a todas las naciones, no importa su poderío económico, llevándose de paso al sistema socialista de la Unión Soviética y dando apertura a una serie de cambios en el orden económico y político que pretendían, por un lado, aminorar la dependencia del petroleo en la producción de energía y de combustibles, y, por el otro lado, echar los cimientos de un nuevo modelo de desarrollo a partir de estructuras funcionales en las que tanto el Estado, como el resto de la sociedad, comparten cruciales responsabilidades.

Luego de ese colapso, los llamados países no alineados emprendieron una campaña mundial para lograr una moratoria en el pago de la deuda externa y si bien no se llegó a una total cesasión de pagos, por lo menos la presión ayudó a revisar y renegociar las deudas externas de los países mas afectados, a “perdonar” algunas de ellas, y a crear mecanismos para intercambiar deuda por servicios o productos.

El mundo se encuentra hoy en una situación semejante a la de entonces, y de ahí que tenga sentido la propuesta del presidente Fernández de abrir una discusión sobre el tema de si es posible o no, en este momento, pagar la deuda externa mientras los países tienen necesidad de procurar capitales frescos, mas inversiones y recursos, para hacer frente a la obligación de financiar y ayudar al desarrollo de la agricultura para fines alimenticios y a buscar otras fuentes alternas de energía, que no sea exclusivamente la petrolera.

En verdad, República Dominicana, obligada a pagar mas de 65 mil millones de pesos por su deuda externa, no tiene capacidad para seguir honrando esos compromisos sin eludir el gravísimo costo político, económico y social que le impone la urgencia de destinar mas dinero a los pobres, para evitar que pase lo que ya ha pasado en otros países: mas penurias, descontrol de las economías y estallidos populares violentos contra el orden establecido.

Este es, sencillamente, el dilema de nuestro tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: