Un mundo convulso

El alza del petroleo, tanto en los 70 como en los 80 y ahora, agravada, en la presente década, ha tenido y tiene un efecto demoledor sobre las economías de todo el planeta.
 
 No hay otra causa que se le compare en cuanto a la onda expansiva de sus repercusiones. De ahí que ahora, en todo el mundo, la reacción ante la subida del barril de petroleo crudo a mas de 135 dólares ( y con tendencia a trepar hasta los 150 dólares antes de que finalice el año) y la consiguiente alza de los precios de los combustibles, sea progresivamente violenta.
 
 Las protestas y paros que se escenifican para presionar a los gobiernos a reducir los elevados impuestos a los combustibles o a congelar los precios y mantener subsidios en el transporte, se unen a los agobios que sufre una gran parte de la humanidad pobre para poder alimentarse o para conseguir comida barata.
 
 En el pasado, a cada subida del petroleo, las consecuencias eran semejantes: desestabilización de las balanzas de pago, quiebras de empresas, desempleo, inflación galopante, alta migración humana hacia países que despiertan mejores esperanzas de vida y empobrecimiento de los menos pudientes.
 
 Cuando las naciones petroleras, bañadas en enormes beneficios, no sabían qué hacer con sus ganancias, crearon la figura del “petrodolar” para facilitar préstamos a las naciones de por sí endeudadas que estaban desesperadas por buscar liquidez y hacer frente a la crisis. Es decir, que el mismo endeudamiento agravó mas las cosas.
 
 Ahora los líderes mundiales se reunirán en Roma del 3 al 5 de junio para discutir cómo abordar la crisis de abastecimiento y de precios de los alimentos y entre las propuestas para encarar el problema está una del presidente dominicano, Leonel Fernández, de crear un fondo de asistencia petrolera con parte de los excedentes de las ganancias que ahora reciben los miembros de la OPEP (Organización de Países Productores de Petroleo).
 
 Tarde o temprano, los gobiernos y los organismos multilaterales de asistencia y financiamiento tendrán que asumir cruciales decisiones para detener el creciente descontento popular y la hemorragia de protestas y paros que ya comienzan a convulsionar a todo el mundo, amenazando las frágiles estructuras que sostienen el orden y la libertad en muchos de ellos.

Una respuesta a Un mundo convulso

  1. LIC.MIGUEL FRANJUL SALUDOS MUCHAS BENDICIONES ,ESTOY MUY SATISFECHO POR LA VISION QUE TIENE DE UNA REALIDAD QUE AMENAZA LA PAZ MUNDIAL ,CREO QUE TUS ACEVERACIONES TIENEN QUE SER TPMADAS MUY ENCUENTA .MUY PRONTO NOS VEREMOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: