La renovación del liderazgo político

En cualquier nación con desarrollo político, los dirigentes que fracasan tienen que ceder los mandos del liderazgo a nuevas figuras con más bríos y frescas ideas.

Esa práctica es común en los regímenes parlamentarios, en los que los primeros ministros o los dirigentes de partidos abandonan el puesto una vez que sus estrategias o sus iniciativas políticas han resultado desatinadas, y ceden el espacio a otros que puedan despertar confianza y solidaridad entre sus parciales.

En la República Dominicana eso no sucede. La dirigencia política, en algunos casos esclerotizada, sigue entaponando la vía del ascenso de figuras jóvenes que podrían insuflarle sangre nueva, vigor, creatividad y entusiasmo al partido, sobre todo cuando los fracasos electorales ocurren en cadena.

De ahí que, tras las elecciones presidenciales del pásado 16 de mayo, muchas voces se hayan pronunciado en favor de una renovación del liderazgo en aquellos partidos que pudiendo captar la masa de nuevos votantes -jóvenes y mujeres, por supuesto- pasando la antorcha a las nuevas generaciones, siguen aferrados a unos cargos que entienden haber heredado ad vitam.

No pretendemos descalificarlos porque, en el pasado, muchos de ellos jugaron papeles relevantes, pero hay que admitir que con la dinámica de cambios que se producen en todas las actividades humanas es momento de dar paso y responsabilidades a otros jóvenes que, como ellos, antaño, han demostrado cierta madurez y experiencia para ocuparse de dirigir los nuevos rumbos de sus partidos.

Talvez la renovación sea una de las tareas post-electorales que con mayor seriedad deberán emprender los partidos dominicanos, sin descuidar por ello las necesarias reformas que deben de introducirse al sistema partidario para que pueda recuperar un rol mas decisivo en el destino nacional.

En definitiva, la democracia es eso: alternabilidad, participación, representación, y es lo menos que estamos viendo al interior de las organizaciones políticas en las que sus dirigentes se reeligen intermitentemente, pese al bulto de errores, desatinos y desenfoques que a menudo caracterizan su proceder y que han sido la causa del debilitamiento y estancamiento de muchas organizaciones políticas.

Una respuesta a La renovación del liderazgo político

  1. Excelente art. Don Franjul. Muchos jóvenes no participan porque no se identifican con los políticos actuales. Y yo propongo que si no se van que los quitemos… Favor entren al blog http://www.lapugna.blogspot.com ahi veran juventud pensante y unida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: