¡Saquen las manos del proceso!

Radhamés Zorrilla Ozuna/Listn Diario
Radhamés Zorrilla Ozuna (Foto: Listín Diario)

La decisión de varios ex-generales y oficiales de otros rangos de las Fuerzas Armadas de formar una especie de “comandos de defensa del voto perredeísta” en las próximas elecciones, es absurda, inconveniente y demasiado peligrosa.

¿Defenderlo el voto de qué o de quién?, ¿Dónde y cómo?

Hasta ahora, esa responsabilidad que pretenden arrogarse los ex-militares solo le corresponde, por mandato legal, a la Junta Central Electoral, que es el tribunal que monta, supervisa y oficializa los comicios presidenciales del país.

Plantear la idea de que esos ex-oficiales, como grupo definido, asumirán una “defensa” del voto perredeísta de características hasta ahora desconocidas, plantea la profunda preocupación de que se trate de un acto de ingerencia directa en el certamen electoral, para el cual no están autorizados.

Si ese es el propósito, lo mejor es que saquen sus manos del proceso y dejen que discurra libérrimamente la voluntad del ciudadano, sin crearle una atmósfera de presiones ni de miedos ni amenazas a la población en la sospecha de que, como ex-hombres de uniforme no acostumbrados al ejercicio del voto, que la Constitución reserva a los civiles, son capaces de cometer un estropicio democrático, igual o peor al de experiencias anteriores en que se vieron involucrados algunos de sus antecesores en los mandos.

Como en el grupo participan ex-generales que en tiempos de Hipólito Mejìa fueron señalados como descarados activistas de la reelección ( aún luciendo sus rangos y en activo) y otros que fueron considerados como los ideólogos del llamado “Plan B” para abortar las elecciones presidenciales del 2004, los temores de que se apresten a otra barrabasada igual están presentes en las mentes de muchos dominicanos.

Las Fuerzas Armadas, que durante el día de las elecciones quedan bajo el mando de la Junta Central Electoral, no pueden permitir que las reglas del proceso ni los sagrados recintos de votación sean alterados por esos descabellados planes de los ex-generales. Los electores, sean de cualquier partido, tampoco deben admitir que en nombre de una pretendida y dudosa “defensa” del voto, personas sin tradición ni cultura electoral se inmiscuyan en los trámites que conllevan al escrutinio, contabilidad y difusión de las votaciones.

Lo mejor es que no intenten cruzar la raya constitucional, para que el proceso sea una sana expresión de la libre voluntad de los dominicanos de escoger al Presidente que crean con más aptitudes y condiciones para dirigir nuestros destinos en el próximo cuatrienio 2008-2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: