Enfrentando el alza de los precios

Sin haberse producido formalmente una asignación especial de subsidios, el sector comercial dominicano ha accedido a disminuir los altos precios de los comestibles naturales o procesados.

La decisión augura, para toda la sociedad, un paréntesis de calma y respiro frente a las escaladas de los precios, con toda su carga de previsibles consecuencias en los maltratados presupuestos familiares y en la dura vida de las capas mas pobres de la población.

No hay dudas de que el Gobierno del presidente Leonel Fernández ha reaccionado con prontitud frente a un fenómeno que, de ser pasado por alto, podría causarle tantos o más problemas que los que ya ha causado una situación semejante en otros países latinoamericanos.

Naturalmente, no se ha producido todavía un ataque de frente a las causas reales de las alzas, pero la acción ayuda a evitar que la escalada siga sin control y que amenace la estabilidad social del país.

Los acuerdos arribados por el Gobierno con supermercados y pequeños y medianos negocios de venta al detalle, así como con productores de alimentos, implican por supuesto un enorme esfuerzo del gobierno para facilitar subsidios o concesiones a los productores, importadores y vendedores, como precio obligado para evitar las amenazas que este fenómeno ya ha producido en naciones dependientes de importaciones de alimentos para la subsistencia de sus ciudadanos.

El nudo del problema sigue siendo las alzas en el petroleo, en las materias primas y en los fletes, que se reflejan, por ejemplo, en los costos del transporte y de la energía. Y para enfrentarlas, también se requiere de un crucial sacrificio de los gobiernos para reducir impuestos aplicados al consumo no solo de alimentos, sino también de los combustibles.

En un momento en que se acercan las elecciones presidenciales dominicanas, un descontrol de los precios sería fatal para los planes reeleccionistas del doctor Fernández. De ahí que, al haber tomado los “toros por los cuernos”, el Gobierno se evita exponerse al riesgo de la impopularidad y de la insatisfacción popular, con todas sus normales consecuencias políticas.

Aun cuando ha llegado el bálsamo, la obligación del Gobierno es enfrentar con medidas de larga duración y eficaces al monstruo que asoma sus fauces sobre la estabilidad nacional.

Una respuesta a Enfrentando el alza de los precios

  1. Jose Fernandez dice:

    Es lamentable ver como en nuestro pais se sigue la costumbre de querer apagar el sol con un dedo. La solucion para el alto precio de los alimentos no esta en acuerdo con los comerciantes o subsidios temporeros. La solucion verdadera esta en darle atencion por parte de la maquinaria del gobierno en incentivar la produccion nacional.
    Los gobiernos del PLD y para ser justo los del PRD por igual, se han distinguido por querer buscar soluciones a nuestros problemas alimenticios con importar el producto, esto es el resultado, la de control en los externos como el petroleo y ahora la caida del dolar estado unidense. Se aumentamos la produccion, nos ahorramos divisas, creamos empleos, verdaderos (no botellas), y se crea una cultura de trabajo y progreso industrial que tanto necesita nuestro pais. Ojala que aprendamos de esta leccion.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: