Otros intolerantes frente a la prensa

No solo hay gobiernos intolerantes frente a la prensa.

También existen sectores no gubernamentales que, sin ser denunciados nunca, apelan a menudo a la discriminación publicitaria contra medios que denuncian las irregularidades en empresas privadas.

Es el caso, por ejemplo, de una telefónica centroamericana que fue denunciada el año pasado ante la Sociedad Interamericana de Prensa cuando uno de sus principales ejecutivos admitió a la televisión que su empresa “no paga para que le peguen”, en relación a una serie de reportajes críticos elaborados por un diario.

El testimonio puso de manifiesto, durante los debates correspondientes a la situación del país centroamericano en el que se produjo esta discriminación publicitaria, que el criterio selectivo de colocar anuncios en medios no hostiles era casi común a las grandes empresas o agencias publicitarias de esa nacíón.

Este tipo de discriminación, empero, no se denuncia. Ni tampoco lo que ocurre a la inversa. Es decir, cuando la colocación se hace con espíritu de favoritismo o de “premio” para aquellos diarios o medios televisivos y radiales que se someten a la autocensura con tal de no afectar la relación con sus clientes, que en definitiva son los que los sostienen financieramente.

En el fondo, hay una sumisión expresa a este modus operandi que por lo general elude toda controversia que se refiera a la discriminación publicitaria. Cuando se trata de gobiernos, la denuncia se formula sobre la base y la suposición de que es una medida política, pero perversa al fin, bajo el entendido de que se adopta en castigo a un medio que no es ni simpático ni complaciente con este especial anunciante.

Si la discriminación la ejerce alguna empresa privada, esta pueda alegar que la tomó en función de los informes o récords de audiencia o lectoría del medio de que se trate, o que se trata de un rediseño de su política de colocación publicitaria. Jamás se admite que la razón del castigo haya prevalecido en esa decisión.

Pero lo cierto es que tan perjudicial resulta lo uno y lo otro.

Y muchos creen que los medios son reservados cuando se trata de una discriminación proveniente de empresas privadas porque ellos, en su mayoría, también entran en la misma categoría, ya que sus dueños son tan empresarios como los demás y en sus esquemas de negocios tienen bien diferenciada lo que es la publicidad oficial y la comercial.

La primera no se subordina al volumen o nivel de las audiencia, aunque por momentos puede ser mas jugosa y conveniente, y la segunda solo privilegia un factor de mercado que tiene que ver con el alcance que logre el mensaje publicitario que está colocando. Pero cuando opera la discriminación, los motivos siempre son iguales. Por eso siempre son perversos.

2 respuestas a Otros intolerantes frente a la prensa

  1. alex. dice:

    El que se oponga a la libertad de prensa es por que deve ocultar algo malo ,matematicamente es exactamente asi.

  2. jose pascual dice:

    senores, no se pierdan en dominicana el 99.99% de lo periodista estan comprados, son corruptos porque han conseguido dineros a costilla del pueblo. de cualquier partido o institucion del estado. si miran los llamados periodista de ahora comparado con los de un tiempo aca se daran cuentas de que algo anda mal en el periodismo serio y reposable. la diferencia es que lo serios no tienen ni con que caelse muerto. los corruptos tienen yipeta casa de lujo y mucho vieaje., esa es la vuena vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: