Vivir en la “sociedad del conocimiento” (3)

La ansiedad por la velocidad caracteriza hoy , como he dicho, muchos momentos de la vida moderna. Vemos a la gente andar muy rápido, buscando su estabilidad personal antes de contruibuir al desarrollo de su país, de su comunidad o de su entorno social y familiar.

La rápida difusión de la Internet, la informática, la base de datos, los teléfonos celulares, los satélites de telecomunicaciones, la televisión digital, la realidad virtual y las tecnologías de la multimedia, son fenómenos que han llevado a la vida moderna por el camino de la
velocidad.Todo esto ha transformado el sentido de la vida, las estrategias y modos de las guerras, de las finanzas, de las actividades empresariales, del comercio, la administración, la enseñanza, la medicina, y hasta del sentido del ocio y el valor de la cultura.

Hoy en día, en muy poco tiempo, una persona puede accesar, sin realizar muchos esfuerzos, a la información que necesita, sin que esto signifique en absoluto que por ello eleve sus niveles de inteligencia, su sabiduría, su nivel de preparación y su madurez como profesional. Todo estará al alcance de su mano si solamente es capaz de dominar los caprichos de una máquina y los trucos de un programa.

Esto nos trae una inevitable realidad. No basta hablar de la sociedad de la información y del desarrollo tecnológico, sino lo importante es analizar en qué rumbo vamos como seres humanos dentro de esa sociedad, y qué tipo de valores se están promoviendo dentro de ella.

El notable filósofo y matemático español Javier Echeverría, considera que las nuevas tecnologías de la información y de las telecomunicaciones están generando una profunda regresión, sobre todo, en lo que respecta a la estructuración del poder y a la distribución de la riqueza.

En su ensayo “Democracia y sociedad de la información” (1) Echeverría señala que si bien en determinados ámbitos sociales este tipo de desarrollo tecnológico reporta evidentes progresos, en otros sectores están dando lugar a un importante retroceso que devuelve a las sociedades, tanto a las avanzadas como a las del
tercer mundo, a estadíos anteriores del desarrollo económico y social.

Esto quiere decir que, a la larga, los conceptos de“un buen trabajo, altos salarios, felicidad plena, fama y reconocimiento a toda costa” se convierten en boomerangs que se revierten contra los propios actores que los consiguen debido a que el mismo desarrollo de la tecnologia tiende a desactualizar en muy poco tiempo determinado grado de desarrollo,
convirtiéndolo en obsoleto y, por tanto, sacando de competitividad al supuesto técnico que sólo aprendió a forjarse bajos los principios de aquel tipo de tecnología.

Uno de los graves problemas de la Era Digital es la tendencia al facilismo. La Internet, mal usada, puede conducir a debilitar la innata capacidad humana para pensar y debatir las ideas y sin debate de ideas no hay solución a los grandes problemas nacionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: