Vivir en la “sociedad del conocimiento” (2)

Dijimos al principio que vivimos en un mundo globalizado, donde los términos información, tecnología y capacidad gerencial o conocimiento del mercado constituyen categorías decisivas para medir la productividad y la competitividad en la era global.

En otros momentos de la historia la información tal vez no haya sido muy importante para la sociedad como lo es hoy día. En cambio, la tecnología siempre ha sido poder. Lo que cambia hoy día es que precisamente por el poder de las tecnologías de información, esa importancia se acrecienta debido a la velocidad con que ocurren los acontecimientos a escala mundial.

La información siempre ha sido importante. Pero al existir las nuevas nuevas tecnologías que hacen propicia la difusion de la información a un ambito mas universal, todo lo que se origine en este campo tiene un papel decisivo.

Pese a que vivimos en este “mundo globalizado”, nos enfrentamos a una gran disyuntiva: la mayor parte de la gente no trabaja en empresas globales, ni siquiera en empresas que están relacionadas con procesos globales.

Se calcula que entre el ochenta y el noventa por ciento de la mano de obra mundial trabaja en mercados de trabajo locales, es decir, ni siquiera en nacionales.

Obviamente la inmensa mano de obra en Asia, África, y América Latina. Asia, todavía hoy, es más rural que industrial.
Pero incluso en las economías urbanas la mayor parte de gente trabaja en mercados de trabajo locales. Por eso consideramos que el significado de la Era Global es un mito muy bien diseñado por sus estrategas mediáticos: no es el mundo el ámbito de trabajo de la información, del desarrollo tecnológico, de la globalización y del mercado de trabajo.

Todavía somos los pequeños países los que decidimos los avances del progreso. Y a pesar de dirigir el mundo
desde nuestras realidades y desde nuestros procesos informativos y tecnológicos, ocurre todo lo contrario: estamos siendo dirigidos por el poder económico de las grandes potencias y en ese proceso de dirección, estamos arrastrando, lamentablemente, los errores, defectos y traumas que provoca el proceso de mundialización de la vida de hoy en el que se
pretende incluirnos a las buenas o a las malas..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: