Doña Chucha y el niño del cepo

Era todavía un periodista novato, afanoso por cazar historias humanas interesantes, cuando de repente me vi atravesando unos laberintos de pobreza en la Capital en la búsqueda de un niño al que sus tutores tenían inmovilizado en un cepo.

Alguien había llamado al periódico para denunciar el insólito caso, y sin pérdida de tiempo acudí con el fotógrafo Napoleón Leroux al sitio que nos habían indicado.

Efectivamente, allí estaba el niño, de unos siete años de edad, con su muñeca derecha amarrada con alambre en un poste del patio, muy cerca del cepo en el que pasaba la mayor parte del tiempo. El cepo tenía forma de cruz. Dos maderas iguales, con tres huecos, dos para las muñecas y uno para el cuello, servían de cama para el suplicio. Un tablón más ancho soportaba su cuerpecito y, abajo, la misma doble madera con dos huecos para inmovilizar los pies.

Cuando no estaba en el cepo, lo tenían amarrado con alambres y le ponían algo de alimento en un plato, para que comiera como si se tratara de un perro feroz.

El niño se pasaba el día llorando del hambre y del dolor y los tutores no le hacían caso, porque lo tenían por loco o anormal. Los que más sufrían eran los vecinos, quienes denunciaron estas formas de tortura llamando al periódico.

Tras verlo, llamé a unos amigos en la Policía y acudieron de inmediato a la casa. Liberaron al niño, apresaron a los tutores, y me dijeron que me ocupara de él.

Lo primero que me vino a la mente fue procurarle asistencia médica y un lugar que lo acogiera con amor. Fui al Hogar de Doña Chucha, en la calle Caonabo, y allí me recibió doña Nieves Sierra, la encargada, quien de inmediato abrazó al niño, lo bañó, le untó una crema para sanar las llagas de sus manos y pies, y le dio de comida y de vestir.

Lo presentó ante otros niños y niñas como el nuevo hijo de la casa y aquellos lo acogieron como tal. Era un hijo del atropello, del abandono y del abuso, como muchos de los que estaban allí. Doña Nieves me mostró a tres de ellos cuyos padres irresponsables se los habían dejado tirados en la puerta del orfanato, sin que jamás se supiera su identidad.

Lucían sanos, bien alimentados y amorosamente cuidados. Doña Nieves me dijo: “No te preocupes, que con este pasará lo mismo. ”

Así fue. Publicada la historia en el Listín, la sociedad se sintió conmocionada y los más generosos se volcaron en ayudas de todo tipo para el niño. De tanto que le dieron, alcanzó para vestir y alimentar a otros niños del orfanato.

Le di seguimiento al caso. El niño comenzó a mostrar signos de recuperación y pudo iniciar el aprendizaje de cosas elementales. Un psiquiatra se ocupó de darle terapia para borrar sus traumas y re-encauzarlo por otro camino. De cuando en cuando llamaba a doña Nieves o “Doña Chucha” para enterarme de su evolución, hasta que entendí que, gracias a ese tratamiento, podía sobrevivir en un ambiente digno y llegar a ser, algún día, un hombre útil a la sociedad.

No se, finalmente, que fue de su vida. No se si vive ni de la historia que se escribió después que lo liberáramos del cepo y de la inhumana condición en que se encontraba.

Al enterarme de la noticia de la muerte de “Doña Chucha”, a los 93 años, me vino de golpe este recuerdo. He pensado en los tantos “hijos” que crió y educó y me convenzo de que Dios la premiara con las gracias celestiales por haber dedicado su vida al prójimo, salvando de la ignominia, de la ignorancia, de la insalubridad y de la delincuencia a muchos niños que hoy son ejemplos de superación, y testimonios vivientes del poder salvífico del Señor, que siempre se apiada de los que sufren y de los que son más pobres.

Doña Nieves o Doña Chucha ha ido a ocupar en el reino eterno su merecido sitial como heroína del amor y como una auténtica madre que es orgullo para toda la República Dominicana.

5 respuestas a Doña Chucha y el niño del cepo

  1. Roberto dice:

    Bueno, no sabía de doña chucha, pero ya sé que era alguien de bien. Que en Paz descanse.

    http://footu.blogspot.com

  2. yocasta sanchez dice:

    me gustaria saber que paso con ese nino que paso con el

  3. Eloy Arias dice:

    Cuando una persona ha sido sobresaliente ya sea por su trabajo intelectual, social, político etc. se desgna una calle con su nombre, pero esto sucede normalmente después que la persona fallece. En el caso de Doña Chucha ha sido lo contrario porque en vida la otrora calle 15 que nace en el Barrio Villa María lleva su nombre lo que indica que era una persona excepcional fuera de lo común por la gran labor que todos conocemos que realizó en su larga y fructifera vida. Se necesitan muchas Doñas Chuchas no sólo en el país sino en el mundo para brindarles ayudas a tantas personas necesitadas de amor, atención cuidado…. Que decanse en paz.

  4. Trisman Vasquez dice:

    Pero, expliquenme esto por favor. Hace poco lei que doña Chucha no habia muerto, que quien realmente murio fue su asistente y que casi la totalidad de los medios habian confudido la informacion. Que hay de cierto en esto?

  5. ezio valentino dice:

    Al leer el articulo y los comentarios, me doy cuenta existe una confusion al referirse a doña Chucha y a doña Nieves, pues se considera que es una misma persona, lo cual no cierto. Doña Chucha fue la persona que creo la institucion que alojaba a niños desamparados y mal no recuerdo lo inicio en una calle que cruzaba la entonces ave. Braulio Alvarez a pocos pasos de esta …..creo que era en la Barahona………y al morir, Nieves que era su asistente, tomo la direccion de la institucion que ya se conocia como la casa de Doña Chucha, continuando la labor de esta abnegada señora. Yo tuve la oportunidad visitarla en varias ocasiones como miembro del club de leones Santo Domingo, que le respaldaba en su labor social. Cuanta falta hace varias Doña Chucha y Doña Nieves en estos momentos. SALUDOS AFECTUOSOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: