Mil y no se sabe cuántas casas más

No sé desde cuándo se habla aquí del déficit habitacional, y de la afrenta que significa que millares de dominicanos vivan en tugurios, sin esperanzas de habitar algún dia en un sitio digno, limpio, seguro.
Los candidatos presidenciales, sin excepción, incluyen atractivos programas de construcción de viviendas para los pobres y los de clase media. Pero sus gobiernos se quedan cortos en el compromiso.
Por eso me sorprende que sea ahora, bajo la presión de un estado de emergencia, cuando el Gobierno haya mostrado tanto interés y vocación por esta “política”, prometiendo construir en el hazañoso lapso de tres meses 1,600 y no se sabe cuántas casas mas.
Son, se dice, para los damnificados de las tormentas Noel y Olga. Los veteranos damnificados de otras vicisitudes y calamidades semejantes (ciclón David y tormenta Federico, el Georges, el aluvión del Soleil y otras tormentas y tornados) al parecer no entran en este reparto, todavía incierto en el tiempo.
Yo me pregunto: si es posible construir centenas de viviendas en un santiamén ( sean o no pre-fabricadas), por qué sistemáticamente no lo han hecho los gobiernos a lo largo de sus cuatro años de gestión?.
Si así fuese, el pais estuviese sembrado de viviendas y no estaríamos hablando hoy, como lo he venido escuchando en mis casi 40 años de ejercicio periodístico, del insoluble y siempre presente “déficit habitacional”, que curiosamente cubre unos faltantes de casas similares a los “escapes” de energía y de agua, a los del analfabetismo y el desempleo, piezas incómodas del rompecabezas nacional.
Si el déficit es de la magnitud del que se ha descrito, hay que tomar en consideración que si el número de casas obedece a una simple sustitución de las viviendas arrasadas por ese fenómeno, en realidad no estaríamos aminorando el déficit, sino congelándolo en su eterno punto de siempre.

3 respuestas a Mil y no se sabe cuántas casas más

  1. Miguel Barreiro dice:

    El gobierno no deberia estar en el negocio de construir casas, dejenle eso a la industria privada, disminuiria la corrupcion, habria menos distorsion de los precios de materiales de construccion, y menos distorsion de los recursos humanos (ingenieros, tecnicos, obreros). A las familias que construyen su casa poco a poco se les hace mas caro debido a la intervencion del estado que premia al vago y al militante electorero, peor que las funditas y las gallinas. Incluso ya el gobierno debio haber salido de Bienes Nacionales, debio haber mandado al sector privado al INVI, y a el BNV. Pero, ese es el estatismo capitalismo que ha sufrido la nacion por decadas. Solo las obras de caracter social masivo como carreteras, escuelas, presas, canales, acueductos deberian ser parte de la actividad del gobierno. Y hacerle mas dificil a los inquilinos dejar de pagar rentas, con mas eficiencia en los desahucios. El mercado se encargaria de proveer viviendas de alquiler y de propiedad con mucho mayor eficiencia. El deficit habitacional es un cuento, casi todo el pueblo vive en una casa, aunque sea rancheta o cuchitril, la cantidad y calidad de las viviendas han AUMENTADO en los 40 anos que usted menciona, a pesar de las distorsiones antes mencionadas, pero lo que no para es la constante propangado populachera del “deficit” que usan la oposicion, que como usted dice no hace nada cuando llegan, de hecho lo poco que hacen es dano con las distorsiones al mercado. En eso, Chavez, Fidel, Balaguer, Leonel son iguales de ineficientes, no menciono a los del prd porque son peores todavia, pero paradojicamente por la inhabilidad de los gobiernos del prd de construir viviendas particulares durante sus periodos en el poder se construye mas a nivel privado.

  2. Eloy Arias dice:

    Ciertamente, el déficit habitacional es uno de los graves problemas que los gobiernos deben enfrentar con seriedad y sin demagogia acorde a nuestra realidad económica y aunque parece muy ambicioso construir 1,600 viviendas en por lo menos tres meses hay que darle el beneficio de la duda al presidente y ojalá que además del umplimiento de esta meta sea el inicio serio de un plan permanente de constucción de soluciones habitacionales que disminuya el referido déficit habitacional e incremente la mejoría de vida de los beneficiarios de esta acción del gubernamental..

  3. Jose Bourget dice:

    El tema trae a la mente la situación de los refugiados. En el pasado (y presente) la opción ha sido construir complejos habitacionales, multifamiliares, separados de las comunidades de origen. Se les saca del campo donde tenían su puerquito, su mata de limón y de aguacate, su vecindario, sus yerbitas y flores, para entonces meterlos entre cuatro paredes de concreto. Los niños tienen que arriezgarse coger una carretera para llegar a una escuela lejana, desconocen a muchas de las personas vecinas y se les crea todas las razones para hacer lo que hacen muchos: venden y vuelven a la familiaridad del lugar de riezgo y comienza el ciclo de nuevo.
    ¿Por qué? Cualquier planeamiento en vista a proveer a los refugiados de un hogar seguro debe hacerse dentro del conocimiento de que una comunidad es una entidad viviente, que necesita escuela, lugar de atención médica, un solarsito, un parquecito, etc.; o sea, de todos los elementos que ayudarían a crear un nuevo lugar, no una cárcel. Sin ello el problema va a permanecer y el ciclo de desamparo, pobreza y destrucción se seguirá repitiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: