Otro triunfo de la medicina dominicana

Dentro de las malas noticias de la cotidianidad, una buena acaba de producirse: el éxito de un trasplante renal de un donante fallecido con el cual se ha salvado la vida de una maestra de escuela.

Ocurrió hace un mes en el Hospital General Plaza de la Salud, pero fue ayer cuando los médicos presentaron a la paciente que recibió el órgano de un familiar fallecido, en excelentes condiciones para reanudar su vida normal.

En el pasado se han hecho iguales procedimientos de trasplantes pero entre donantes vivos.

Eso indica que la idea de aprovechar esos órganos y los tejidos de la piel para auxiliar y salvar las vidas de otros se abre paso gradualmente en el país.

De hecho, ya se están incorporando a las licencias de conducir el dato aprobatorio para uno o más órganos, de manera voluntaria.

En la medida en que se avanza en esta tendencia, la medicina dominicana tendrá que esmerarse en su capacidad para realizar una variedad de trasplantes, sea de seres vivos o de cadáveres, tal como acaba de ocurrir ñmarcando un hitoñ en el Hospital General Plaza de la Salud.

Esto abre un inmenso campo de posibilidades para salvar vidas o mejorar las condiciones de salud de ciudadanos que han sufrido pérdidas o deterioro de sus órganos vitales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: