La epidemia de feminicidios

Con sevicia y alevosía, son centenares los hombres que han matado a sus parejas en medio de la inexplicable espiral de violencia intrafamiliar que ensangrienta al país.

Las matan por celos, por despecho, por cualquier tontería que haga desatar las furias desorbitadas del hombre irracional.

El hombre descarga muchas de sus frustraciones sentimentales y sociales en las mujeres, y la sociedad sigue contemplando cómo existen tantos vacíos en la prevención, a pesar de las campañas de orientación y las denuncias de amenazas.

La matanza no se detiene. En lo que va de año, 151 mujeres han sido asesinadas por sus maridos o concubinos, pero hay mil denuncias consignadas de féminas que han sido maltratadas, verbal o físicamente.

Detrás de cada caso, queda una estela de traumas y una sensación de impotencia entre las que todavía viven y no encuentran apoyo efectivo para su protección personal.

Mientras se incuben, en muchos hombres, esos pujos atrabilarios que los llevan a creerse que son superiores a las mujeres y pueden discriminarlas y disponer de ellas como les venga en ganas, la sociedad no debe desmayar en su lucha por reducir hasta eliminar estos altos grados de violencia contra la mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: