Abandonados a su suerte

El desasosiego y la frustración marcan la vida de los habitantes de cuatro barrios de Sánchez, en Samaná, tras ser afectados desde hace más de cuatro años por misteriosos y peligrosos hundimientos de tierra en esa comarca.

Desasosiego, porque viven bajo el temor de que sus viviendas sean quebradas y echadas al suelo por una violenta rajadura de la tierra, fenómeno que ha destruido ya más de 40 casas y averiado otras muchas.

Frustración, porque el Gobierno les prometió mudarlos a nuevas y más seguras viviendas, y resulta que el proyecto residencial ha sido paralizado, casi abandonado, y se teme que el lugar escogido para el reasentamiento sea igualmente vulnerable a estos extraños fenómenos de la tierra.

Lo cierto es que, para todos los fines prácticos, la gente de Sánchez ha sido abandonada a su suerte, porque ni los han sacado de las zonas de peligro ni tienen la certidumbre de que eso pueda ocurrir, porque las nuevas viviendas no han sido terminadas a pesar de que la construcción comenzó hace dos años.

Esta experiencia se asemeja a la de otros ciudadanos que pasaron calamidades, que sufrieron pérdidas de bienes y familiares, de trabajos y cultivos, que hoy siguen viviendo en condición de damnificados muchos años después de ocurrir las tragedias que afectaron sus vidas.

Hasta que alguien del Gobierno se sensibilice de la suerte de estos pobres y decida hacer algo por ellos, solo nos resta preguntar:

¿Por qué los abandonaron?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: